Noviembre 2018: Ciudadanía para intérprete militar Iraquí

Antecedentes

Sayed* llegó a los Estados Unidos en 2010 después de haber servido como intérprete durante cinco años al ejército de los EE. UU. en Irak. Se vio obligado a abandonar Irak bajo amenaza de muerte después de que su trabajo con nuestras fuerzas armadas fue descubierto por militantes que se oponen a la presencia de los Estados Unidos allí. Tras su partida de su país, recibió numerosos reconocimientos por su valentía, servicio y sacrificio, que se acreditaron por haber adelantado la misión militar de los Estados Unidos en Irak.

En marzo de 2015, después de acumular los cinco años requeridos de presencia en los EE. UU. Como residente permanente legal (y cumplir con todos los demás requisitos), Sayed solicitó la naturalización a USCIS. Su solicitud se detuvo. A pesar de los muchos intentos de obtener información del USCIS sobre su solicitud, Sayed estuvo en la oscuridad durante casi tres años en relación con el estado de su caso. A fines de 2017, Sayed contrató a Walker Gates Vela para ayudarlo con su caso.

Nuestra estrategia

Primero, Walker Gates Vela revisó la aplicación de Sayed a fondo. Al hacerlo, pudimos comprobar que no había nada en el contenido de la aplicación que indicara un problema que pudiera explicar la demora.

En segundo lugar, presentamos una solicitud de información por escrito a la oficina de San Antonio de USCIS, donde se debía adjudicar la solicitud. Cuando, después de 30 días que no recibimos una respuesta a nuestra solicitud, elevamos el caso al Asesor Jurídico de USCIS en San Antonio. El AJ pudo localizar el archivo de Sayed e instar a los adjudicadores de USCIS a programar la entrevista requerida.

La entrevista de naturalización

En la entrevista en su solicitud, Sayed fue sometido a preguntas que superaron con creces el alcance de lo que normalmente se revisa durante una solicitud de naturalización. Al final de su entrevista, Sayed recibió instrucciones de reunir y proporcionar una lista extensa de documentación adicional para respaldar su solicitud.

WGV ayudó a Sayed a reunir, organizar y presentar toda la documentación solicitada, junto con sus cartas de recomendación de los oficiales militares de los Estados Unidos. Sin embargo, no satisfecho, el USCIS respondió con una lista adicional de elementos para que Sayed los envíe. Respondimos nuevamente, solo para que nos enviaran otra lista.

WGV presenta demanda en corte federal

Al recibir la tercera lista de documentos solicitados, WGV y Sayed acordaron que USCIS había abusado de su autoridad con respecto a su solicitud y que la adjudicación ya había demorado demasiado. Sayed no tenía antecedentes penales, había respondido a todas las consultas de USCIS de manera abierta y honesta, y había proporcionado pruebas suficientes para demostrar su elegibilidad para la naturalización. En lugar de seguir colaborando con el USCIS con respecto a su solicitud, Sayed decidió llevar su caso al Tribunal Federal.

Bajo la sección 336 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, si USCIS no emite una decisión dentro de los 120 días de entrevistar a un solicitante de naturalización, el solicitante puede presentar una petición de naturalización ante el Tribunal de Distrito Federal que preside su lugar de residencia. En consecuencia, a principios de octubre de 2018, WGV presentó una petición en nombre de Sayed en el Distrito Oeste del Tribunal de Distrito de EE. UU. En Austin.

Sayed finalmente se convierte en ciudadano estadounidense

Aproximadamente una semana después de la presentación del Tribunal de Distrito de Sayed, USCIS acordó programar a Sayed para su ceremonia de juramento de naturalización. Sayed no estaría obligado a presentar documentación adicional ni a asistir a audiencias judiciales o citas adicionales con el USCIS. El 15 de noviembre de 2018, Sayed fue juramentado como ciudadano naturalizado de los Estados Unidos.

WGV se enorgullece y honra de haber ayudado a Sayed y lo felicitamos por su ciudadanía de los Estados Unidos, ganada con tanto esfuerzo.

Diciembre 2018: Cancelación de Remoción por Padre Hondureño.

Antecedentes

Omar * llegó a los Estados Unidos desde Honduras en 1999 después de que el huracán Mitch causó tanta devastación en su país que no pudo encontrar trabajo y sus cuatro hijos corrían el riesgo de morir de hambre. Después de llegar aquí sin conocer a nadie y no hablar inglés, trabajó duro y aprendió el oficio de la construcción. Después de varios años, comenzó un exitoso negocio de colocación de pisos de piedra y patios en desarrollos de viviendas en el centro de Texas. Continuó enviando remesas cada mes a sus hijos en Honduras para proporcionarles asistencia social y educación, y en 2008, él y su novia, ciudadano estadounidense, tuvieron un hijo juntos en Austin, Texas. Lamentablemente, sin embargo, la novia de Omar desarrolló una depresión post-parto severa después del nacimiento del niño y su relación no duró. Omar obtuvo la custodia total de su hijo después de que se determinó que la madre del niño no estaba lo suficientemente bien como para cuidarlo.

En 2013, Omar fue detenido en el condado de Williamson en su camino a un trabajo luego de que supuestamente no usó una señal de giro. Cuando Omar no pudo proporcionar documentos legales de inmigración, el oficial del alguacil del condado de Williamson lo entregó a ICE. Omar fue colocado en un proceso de expulsión y poco después contrató a WGV para su defensa.

Nuestra estrategia

Debido a que Omar tenía más de 10 años viviendo en los Estados Unidos, no tenía antecedentes penales y era hijo de un ciudadano estadounidense, calificó para solicitar la cancelación de la deportación en el tribunal de inmigración. Ganar la Cancelación de la Remoción da como resultado la concesión de un estatus de residente permanente legal, por lo que confiamos en poder ayudar a Omar a transformar esta situación estresante y aterradora en un beneficio para él y su familia.

El aspecto más desafiante de cualquier caso de Cancelación de Remoción es el requisito de demostrar que el pariente de un ciudadano de los EE. UU. Sufriría “dificultades extremas y excepcionalmente inusuales” en caso de deportación. Debido a que a Omar se le había otorgado la custodia completa de su hijo, y porque las tías, tíos y abuelos maternos de su hijo estaban dispuestos a dar testimonio del hecho de que el papel de Omar como padre era fundamental para el bienestar del niño, el Juez de Inmigración acordó que Omar se reuniera Este umbral de dificultades muy alto y concedió su solicitud de cancelación de remoción. Debido a los atrasos en el sistema de tribunales de inmigración, la tarjeta de residencia de Omar no se emitió hasta 2018, más de cinco años después de que fue colocado en un proceso.

Omar abraza a sus hijos por primera vez en casi 20 años

Inmediatamente después de la concesión de su residencia, Omar viajó a Honduras para visitar a los niños que dejó en 1999. Debido al compromiso inquebrantable de Omar de proporcionarles, todos sus hijos tuvieron la oportunidad de obtener una educación en Honduras, un lujo que muchos Los hondureños no pueden permitirse. Omar está comenzando el proceso de solicitud de sus hijos e hijas adultos y espera que algún día puedan reunirse con él en los Estados Unidos.

WGV se enorgullece y se siente honrado de haber ayudado a Omar y lo felicitamos por su residencia legal permanente.

Cambios en la política de inmigración bajo el presidente Trump

Aunque el Congreso no ha cambiado la ley de inmigración durante varios años, el Presidente Trump ha implementado una serie de políticas que tienen serias implicaciones para los inmigrantes y el procesamiento de solicitudes de inmigrantes con los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos. Este artículo enumera y explica algunos de los cambios más importantes en la política, con el objetivo de capacitar a los inmigrantes para que tomen decisiones informadas sobre sus vidas, su seguridad y sus casos de inmigración.
Esta información está destinada para uso general y no pretende ser un consejo legal.

AUMENTO DE LA APLICACIÓN INTERIOR

En febrero de 2017, el Departamento de Seguridad Nacional anunció una nueva política de cumplimiento que amplió drásticamente la categoría de personas a las que se dará prioridad para su eliminación.
Según la política anterior, los inmigrantes que habían sido condenados por delitos graves fueron priorizados para la deportación.
En contraste, la nueva política autoriza a los agentes federales a detener a cualquier inmigrante sospechoso de estar en el país ilegalmente, independientemente de los antecedentes penales. Al mismo tiempo, ICE ha intensificado sus operaciones de aplicación de la ley, y en 2017, los arrestos de inmigrantes por parte de ICE alcanzaron un máximo de tres años.

COOPERACIÓN ENTRE LOS FUNCIONARIOS DE APLICACIÓN DEL DERECHO LOCAL Y LA INMIGRACIÓN

Los cambios en la política de la Administración de Trump en febrero de 2017 alientan a las autoridades locales a cooperar para hacer cumplir la ley federal de inmigración y el propósito de castigar a las localidades que se niegan a cooperar. Si lo arrestan o lo detienen, tiene derecho a permanecer en silencio. No responda ninguna pregunta sobre su lugar de nacimiento o estado migratorio, no firme nada que no comprenda y solicite hablar con un abogado.

Además, si usted es víctima de un delito, incluida la violencia doméstica, es posible que reúna los requisitos para el alivio de inmigración si denuncia el delito y coopera en la investigación o el enjuiciamiento del delito. Las víctimas de delitos no deben dudar en informar; en nuestra experiencia, la mayoría de las autoridades policiales son grandes defensores de las víctimas de delitos, independientemente de su estatus migratorio.

BANCOS DE VIAJES E INVESTIGACIONES EXTREMAS

La corte suprema confirmó la versión más reciente de la prohibición de viajar del presidente trump que restringe los viajes a estados unidos de personas de chad, irán, libia, corea, somalia, siria, venezuela y yemen. La prohibición de viajar esencialmente detiene la emisión de todas las visas a los ciudadanos de los países designados, con excepciones limitadas. Los inmigrantes de los países afectados deben consultar con un abogado calificado antes de viajar al extranjero o de presentar una solicitud de beneficios de inmigración.

La orden ejecutiva que impone la prohibición de viajar también ordena la investigación extrema de todos los solicitantes de inmigrantes considerados como una amenaza potencial para la seguridad, independientemente de si son de uno de los siete países designados. Como resultado, se están agregando procedimientos de selección adicionales a la ya rigurosa verificación de los solicitantes de inmigrantes, y los solicitantes deben estar preparados para responder a solicitudes de información adicional, entrevistas y demoras importantes en el procesamiento de las solicitudes.

TERMINACIÓN DE LA ACCIÓN DIFERIDA PARA LAS LLEGADAS A LA INFANCIA (DACA)

La administración de Trump intentó terminar con DACA a partir de marzo de 2018, pero no está claro si el Presidente tiene la autoridad para terminar el programa y aún está siendo litigado en un tribunal federal. En este momento, las personas a las que ya se les ha otorgado DACA pueden solicitar renovar su estado y continuar viviendo y trabajando legalmente en los Estados Unidos. Las solicitudes por primera vez, sin embargo, no están siendo aceptadas en este momento.

El futuro de DACA sigue siendo incierto. Sin embargo, en ausencia de una reforma migratoria integral, el programa ofrece una valiosa protección y seguridad para cientos de miles de jóvenes inmigrantes. Es sumamente importante que los beneficiarios de DACA y los posibles nuevos solicitantes se mantengan informados sobre el estado del programa y consulten con un abogado de inmigración calificado para determinar su elegibilidad para el programa.

TERMINACIÓN DEL ESTADO DE PROTECCIÓN TEMPORAL (TPS) PARA CINCO PAÍSES

El TPS es un programa humanitario que permite que ciertas personas de condados que enfrentan desastres naturales o violencia extrema permanezcan legalmente en los Estados Unidos. La administración Trump ha anunciado la finalización del programa para cinco países: El Salvador, Haití, Nicaragua, Sudán y Honduras. Como resultado, más de 400,000 personas, muchas de las cuales han vivido en este país por más de 20 años, podrían correr el riesgo de ser deportadas.

Si el gobierno tiene la autoridad para eliminar la protección de TPS para estos países se está litigando en un tribunal federal. Mientras el litigio está pendiente, un juez federal dictaminó que el gobierno debe mantener el TPS para los inmigrantes de El Salvador, Haití, Nicaragua y Sudán. Esto significa que algunos destinatarios de TPS pueden ser elegibles para continuar viviendo y trabajando legalmente en los Estados Unidos, al menos temporalmente.

Se alienta a los beneficiarios de TPS a hablar con un abogado de inmigración calificado para determinar cómo su caso puede verse afectado por este litigio. Además, un abogado de inmigración con experiencia puede ayudar a los beneficiarios de TPS a evaluar la elegibilidad para otros beneficios de inmigración.

AUMENTOS RIESGOS Y CONSECUENCIAS POR APLICACIONES DENEGADAS

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los EE. UU. (CIS de EE. UU.) Anunciaron recientemente una revisión de la política que facilita que los oficiales de revisión rechacen una solicitud sin previo aviso si consideran que carece de pruebas suficientes para establecer la elegibilidad para el beneficio.

La nueva política también establece que las personas a quienes se les ha negado la solicitud de un beneficio de inmigración pueden ser automáticamente puestas en proceso de remoción, lo que las obliga a comparecer ante un juez de inmigración.

El resultado práctico de estas políticas es que se denegarán más solicitudes y que las consecuencias de ser negadas aumentan significativamente. Sin embargo, por más temibles que puedan parecer estas nuevas políticas, las personas elegibles no deben ser disuadidas de solicitar los beneficios de inmigración. La aprobación de políticas cada vez más antagónicas contra los inmigrantes destaca la importancia de obtener un estatus legal, si es posible. Trabajar con un abogado de inmigración experimentado puede reducir significativamente la probabilidad de que una solicitud sea denegada. En algunos casos, los inmigrantes pueden beneficiarse de comparecer ante un juez de inmigración, ya que los jueces tienen la autoridad de otorgar alivio en algunos casos que de otra manera no estarían disponibles.

TIEMPOS DE PROCESAMIENTO MÁS LARGOS Y CUOTAS DE APLICACIÓN INCREMENTADAS

El número de solicitudes de beneficios de inmigración ha aumentado significativamente en los últimos años, y al final del año pasado, los EE. UU. Tenían un atraso de aproximadamente 5,6 millones de solicitudes pendientes. Este retraso y los retrasos resultantes en el procesamiento de las aplicaciones se han visto agravados por las nuevas políticas que requieren un mayor control de todas las aplicaciones. En algunos casos, los tiempos de procesamiento se han más que duplicado.

En respuesta a tiempos de procesamiento más largos, el CIS de EE. UU., Financiado casi exclusivamente por los aranceles de solicitud, aumentó los aranceles de solicitud en un promedio del 20 por ciento en 2016. La agencia está revisando una vez más los cambios en su estructura de aranceles, y se pueden esperar aumentos adicionales. el futuro cercano.

LA REGLA PROPUESTA PUEDE HACERLO MÁS DURO PARA LAS PERSONAS QUE RECIBEN ASISTENCIA DEL GOBIERNO PARA OBTENER BENEFICIOS DE INMIGRACIÓN

Una nueva regla propuesta por la administración de Trump podría dificultar que las familias inmigrantes que han confiado en la asistencia pública reciban un estatus legal en los Estados Unidos. Esta regla aún no se ha adoptado, pero si entra en vigencia, podría permitir que se nieguen algunos beneficios de inmigración a los inmigrantes que hayan recibido o que tengan familiares dependientes (incluidos niños ciudadanos de los EE. UU.) Que hayan recibido, cualquier servicio público, incluyendo los vales de vivienda de la Sección 8, el Programa de Asistencia de Energía para Hogares de Bajos Ingresos, el crédito tributario por ingreso del trabajo y la asistencia financiera provista bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio.

AUMENTARON LOS PROBLEMAS A LA CIUDADANÍA PARA LOS MIEMBROS DEL MILITAR

La ley de inmigración proporciona un camino especial y acelerado hacia la ciudadanía para los miembros inmigrantes de las fuerzas armadas. Sin embargo, en 2017, el Departamento de Defensa anunció que se requeriría que el personal militar inmigrante se sometiera a extensas investigaciones de antecedentes y que tuviera que cumplir un período de tiempo más prolongado antes de solicitar este beneficio. Como resultado, esta política hace que sea mucho más difícil y lento para el personal militar aprovechar los beneficios de inmigración de servir en nuestras fuerzas armadas.

AUMENTAN OBSTÁCULOS PARA LOS BUSCADORES DE ASILO

El asilo es un principio legal bien establecido en el derecho estadounidense e internacional que otorga protección a los ciudadanos extranjeros en los Estados Unidos que tienen un temor fundado de persecución en su país de origen. La administración Trump, sin embargo, la ha caracterizado como una “laguna” en las leyes de inmigración, a las que acusa de explotar a los solicitantes de asilo, y la administración ha intentado restringir drásticamente la capacidad de los migrantes para solicitar asilo en este país.

En Abril de 2018, el fiscal general Jeff Sessions anunció una política de “tolerancia cero”, según la cual el gobierno de Trump comenzó a separar a las familias que buscaban asilo. Luego, en junio de 2018, Jeff Sessions emitió una resolución legal que dificultó mucho más que los migrantes que huían de las pandillas o la violencia doméstica pudieran calificar para el asilo. Ambas políticas tienen migrantes desproporcionadamente de América Central y les han hecho mucho más difícil ejercer su derecho legal a solicitar protección bajo las leyes de asilo de este país.

La animosidad contra los solicitantes de asilo ha aumentado aún más con las noticias de la “caravana” de migrantes de América Central, y el presidente Trump ha duplicado sus esfuerzos para evitar que los migrantes soliciten asilo. Durante meses, los migrantes que buscan asilo han informado que los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza de los EE. UU. Los han rechazado en la frontera, informándoles que el país está lleno y que volverán más tarde. Luego, en noviembre de 2018, el presidente Trump anunció una orden ejecutiva que intentaba prohibir que los inmigrantes atrapados cruzando ilegalmente solicitaran asilo.A federal judge has temporarily blocked this order, however, pending litigation to determine its legality.

Actualmente, se estima que hay 5,000 migrantes acampados fuera de Tijuana, México, y muchos más a lo largo del resto de la frontera de EE. UU. Con México, esperando para solicitar protección conforme a las leyes de asilo de los Estados Unidos. Aunque estos migrantes tienen el derecho legal de solicitar asilo, el gobierno de los Estados Unidos les ha impedido hacerlo e incluso ha recurrido a lanzar gases lacrimógenos contra multitudes, incluidas familias y niños. Estas acciones violan el derecho estadounidense e internacional y son moralmente reprensibles.

TOLERANCIA CERO Y SEPARACIÓN FAMILIAR

En junio de 2018, el gobierno de Trump anunció que terminaría su política anterior de separar a los niños de los padres acusados ​​de ingresar ilegalmente al país, y en su lugar comenzó a detener a los niños con sus padres en centros de detención federales. Sin embargo, bajo un acuerdo judicial de veinte años diseñado para proteger a los niños inmigrantes que están bajo la custodia del gobierno, el gobierno tiene prohibido detener a los niños por más de 20 días, a menos que el centro sea una instalación de cuidado infantil con licencia estatal.

Con el fin de eludir estas normas con respecto al tratamiento de los niños detenidos, la administración de Trump ha anunciado una norma propuesta que autorizaría al gobierno a obtener “licencias federales alternativas” para las instalaciones donde se encarcela a niños. Si se finaliza, esta regla permitiría al gobierno federal establecer sus propios estándares para detener a niños con una supervisión independiente limitada de las condiciones. La eliminación de las protecciones para los niños detenidos es extremadamente problemática, particularmente a la luz de los informes repetidos de abusos generalizados y condiciones inapropiadas en los centros federales de detención familiar.

Nosotros, en Walker Gates Vela, condenamos enérgicamente estos intentos por parte del gobierno federal de detener indefinidamente a niños en instalaciones potencialmente inseguras y poco reglamentadas.

ELIMINACIÓN DEL “CIERRE ADMINISTRATIVO” EN EL TRIBUNAL DE INMIGRACIÓN

En mayo de 2018, el ex fiscal general Jeff Sessions emitió una decisión legal que prácticamente eliminó la práctica del “cierre administrativo”, un mecanismo que los jueces de inmigración han utilizado durante décadas para controlar su carga de casos al eliminar temporalmente ciertos casos de su expediente y priorizar los casos listos para ser escuchado.

Al eliminar los cierres administrativos, el Procurador General socavó la independencia de los jueces de inmigración para administrar sus expedientes. Más importante aún, el fin de los cierres administrativos podría tener consecuencias humanas desastrosas para los inmigrantes en los procedimientos de deportación, pero pueden solicitar una visa o residencia permanente legal, lo que puede llevar años y, por lo tanto, es poco probable que se resuelva antes de que se deporte a un inmigrante.

EROSIÓN DE LA INDEPENDENCIA JUDICIAL

El 1 de octubre de 2018, el Departamento de Justicia, que supervisa los tribunales de inmigración, estableció nuevos requisitos para los jueces de inmigración que tienen el efecto de socavar la independencia judicial y el derecho al debido proceso en los procedimientos de inmigración.

Los nuevos estándares implementan una cuota que requiere que los jueces de inmigración completen 700 casos cada año, o aproximadamente 3 casos cada día. Además, las normas establecen una serie de nuevos indicadores de desempeño, incluida la imposición de sanciones a los jueces cuyas decisiones se revocan en apelación en más del 15 por ciento de los casos.

Estos cambios han sido duramente criticados por los defensores de la inmigración, así como por la Asociación Nacional de Jueces de Inmigración, el sindicato que representa a los jueces de inmigración. Los casos de inmigración pueden ser muy complejos, y no es apropiado que los jueces sean presionados para resolver tales casos rápidamente sin la debida consideración de los problemas, o que los jueces consideren cómo su carrera puede verse afectada si el caso se invalida en la apelación. Estos cambios, además, ponen en peligro los derechos de debido proceso de los inmigrantes a un juicio justo y la oportunidad de ser escuchados.

NO SE DETERRÁ DE BUSCAR UN ESTADO LEGAL

Por más temibles que puedan parecer estas nuevas políticas, las personas elegibles no deben ser disuadidas de solicitar beneficios de inmigración. La aprobación de políticas cada vez más antagónicas contra los inmigrantes destaca la importancia de obtener un estatus legal, si es posible.

Trabajar con un abogado de inmigración experimentado puede reducir significativamente la probabilidad de que una solicitud sea denegada. En algunos casos, los inmigrantes pueden beneficiarse de comparecer ante un juez de inmigración, ya que los jueces tienen la autoridad de otorgar alivio en algunos casos que de otra manera no estarían disponibles. Por lo tanto, más que nunca, el consejo y la orientación de un abogado de inmigración confiable es de suma importancia cuando se trata de cambiar o legalizar su estado migratorio.

Noviembre 2018: Ciudadanía para intérprete militar iraquí

Antecedentes

Sayed * llegó a los Estados Unidos en 2010 después de haber servido como intérprete durante cinco años al ejército de los EE. UU. en Irak. Se vio obligado a abandonar Irak bajo amenaza de muerte después de que su trabajo con nuestras fuerzas armadas fue descubierto por militantes que se oponen a la presencia de los Estados Unidos allí. Tras su partida de su país, recibió numerosos reconocimientos por su valentía, servicio y sacrificio, que se acreditaron por haber adelantado la misión militar de los Estados Unidos en Irak.

En marzo de 2015, después de acumular los cinco años requeridos de presencia en los EE. UU. Como residente permanente legal (y cumplir con todos los demás requisitos), Sayed solicitó la naturalización a USCIS. Su solicitud se detuvo. A pesar de los muchos intentos de obtener información del USCIS sobre su solicitud, Sayed estuvo en la oscuridad durante casi tres años en relación con el estado de su caso. A fines de 2017, Sayed contrató a Walker Gates Vela para ayudarlo con su caso.

Nuestra estrategia

Primero, Walker Gates Vela revisó la aplicación de Sayed a fondo. Al hacerlo, pudimos comprobar que no había nada en el contenido de la aplicación que indicara un problema que pudiera explicar la demora.

En segundo lugar, presentamos una solicitud de información por escrito a la oficina de San Antonio de USCIS, donde se debía adjudicar la solicitud. Cuando, después de 30 días que no recibimos una respuesta a nuestra solicitud, elevamos el caso al Asesor Jurídico de USCIS en San Antonio. El AJ pudo localizar el archivo de Sayed e instar a los adjudicadores de USCIS a programar la entrevista requerida.

La entrevista de naturalización

En la entrevista en su solicitud, Sayed fue sometido a preguntas que superaron con creces el alcance de lo que normalmente se revisa durante una solicitud de naturalización. Al final de su entrevista, Sayed recibió instrucciones de reunir y proporcionar una lista extensa de documentación adicional para respaldar su solicitud.

WGV ayudó a Sayed a reunir, organizar y presentar toda la documentación solicitada, junto con sus cartas de recomendación de los oficiales militares de los Estados Unidos. Sin embargo, no satisfecho, el USCIS respondió con una lista adicional de elementos para que Sayed los envíe. Respondimos nuevamente, solo para que nos enviaran otra lista.

WGV presenta demanda en corte federal

Al recibir la tercera lista de documentos solicitados, WGV y Sayed acordaron que USCIS había abusado de su autoridad con respecto a su solicitud y que la adjudicación ya había demorado demasiado. Sayed no tenía antecedentes penales, había respondido a todas las consultas de USCIS de manera abierta y honesta, y había proporcionado pruebas suficientes para demostrar su elegibilidad para la naturalización. En lugar de seguir colaborando con el USCIS con respecto a su solicitud, Sayed decidió llevar su caso al Tribunal Federal.

Bajo la sección 336 de la Ley de Inmigración y Nacionalidad, si USCIS no emite una decisión dentro de los 120 días de entrevistar a un solicitante de naturalización, el solicitante puede presentar una petición de naturalización ante el Tribunal de Distrito Federal que preside su lugar de residencia. En consecuencia, a principios de octubre de 2018, WGV presentó una petición en nombre de Sayed en el Distrito Oeste del Tribunal de Distrito de EE. UU. En Austin.

Sayed finalmente se convierte en ciudadano estadounidense.

Aproximadamente una semana después de la presentación del Tribunal de Distrito de Sayed, USCIS acordó programar a Sayed para su ceremonia de juramento de naturalización. Sayed no estaría obligado a presentar documentación adicional ni a asistir a audiencias judiciales o citas adicionales con el USCIS. El 15 de noviembre de 2018, Sayed fue juramentado como ciudadano naturalizado de los Estados Unidos.

WGV se enorgullece y honra de haber ayudado a Sayed y lo felicitamos por su ciudadanía de los Estados Unidos, ganada con tanto esfuerzo.

November 2018: Citizenship for Iraqi Military Interpreter

Background

Sayed* came to the United States in 2010 after having served the U.S. military in Iraq as an interpreter for five years. He was forced to leave Iraq under threat of death after his work with our armed forces was discovered by militants opposed to the U.S. presence there. Upon his departure from his country, he was awarded with numerous commendations for his courage, service, and sacrifice which were credited with having advanced the United States’ military mission in Iraq.

In March 2015, after accruing the required five years of presence in the USA as a lawful permanent resident (and meeting all other requirements), Sayed applied with USCIS for naturalization. His application stalled. Despite many attempts to gain information from USCIS about his application, Sayed was kept in the dark for almost three years regarding the status of his case. In late 2017, Sayed hired Walker Gates Vela to help with his case.

Our Approach

First, Walker Gates Vela reviewed Sayed’s application thoroughly. In doing so, we were able to ascertain that there was nothing in the contents of the application itself indicating a problem that could account for the delay.

Second, we submitted a written request for information to the San Antonio office of USCIS, where the application was to be adjudicated. When, after 30 days we did not receive a response to our inquiry, we escalated the case to the USCIS General Counsel in San Antonio. The GC was able to locate Sayed’s file and prompt USCIS adjudicators to schedule the required interview.

The Naturalization Interview

 At the interview on his application, Sayed was subjected to questions which far exceeded the scope of what is normally reviewed during an application for naturalization. At the end of his interview, Sayed was instructed to gather and provide an extensive list of additional documentation in support of his application.

WGV helped Sayed gather, organize, and submit all the requested documentation, along with his letters of commendation from U.S. military officers. Not satisfied, however, USCIS then responded with an additional list of items for Sayed to submit. We responded again, only to be sent yet another list.

WGV files Lawsuit in Federal Court

 Upon receipt of the third list of requested documents, WGV and Sayed agreed that USCIS had abused its authority with respect to his application and that the adjudication had already taken far too long. Sayed had no criminal record, had answered all of USCIS’s inquiries openly and honestly, and had provided plenty of evidence to demonstrate his eligibility for naturalization. Rather than continue to engage with USCIS regarding his application, Sayed decided to take his case to Federal Court.

Under section 336 of the Immigration and Nationality Act, if USCIS does not issue a decision within 120 days of interviewing an applicant for naturalization, the applicant may file a petition for naturalization with the Federal District Court presiding over his place of residence. Accordingly, in early October 2018, WGV filed a petition on Sayed’s behalf in the Western District of the U.S. District Court in Austin.

Sayed finally becomes a U.S. Citizen

Within approximately one week of Sayed’s District Court filing, USCIS agreed to schedule Sayed for his naturalization oath ceremony. Sayed would not be required to submit any additional documentation or attend any Court hearings or additional appointments with USCIS. On November 15, 2018, Sayed was sworn in as a naturalized U.S. citizen.

WGV is proud and honored to have assisted Sayed, and we congratulate him on his hard-won U.S. citizenship.

Hello! Message Us Below For Assistance
¡Hola! Mensaje para asistencia
For Arrests or Deportation Emergency:
Para detenciones o emergencia por deportación:
📞 1-877-339-1422 | 📲 text: 512-213-0005